Reporte Polimensual

Hola, estoy aburrida y me he dado cuenta de que hace mucho que no visito esta parada del mundo WordPress.com, así que ya pues, aquí me encuentran. Hola de nuevo. Salúdenme hijos de las mil %&*#@!

Algunas cosas “interesantes” han sucedido desde que estuve dejando mis palabras pobremente hiladas por última vez aquí. Primero, me doy cuenta de que hay un mini gráfico de stats en la barrita gris esa de arriba. Bien, WordPress, qué bonito. Supongo que debe haber más cosas así que mi falta de atención y el agudo caso de TDAH que me afecta me impiden notar, pero en cualquier momento las he de ver y me he de alegrar. WordPress sí es bien cool.

Siento que es pertinente anunciar que, después de varios meses en el limbo laboral, y un par de momentos de frustración y conflictos con todos mis cuatro mil yo internos, tengo un trabajo cool. Trabajo en una ONG. Para aquellos que duraron de mis capacidades para salvar al mundo, pues ahí lo tienen, pendejos. Quién dice que no puedo “luchar por la justicia” ahora, ah? Gays. La verdad, estoy bastante contenta con mi situación profesional actual. Y aparte de eso, voy a salvar al mundo, o sea que tengo una carrera brillante, con posibilidades de ascenso a superheroína.

Una de mis mejores amigas se fue a Europa hace más de un mes, y a pesar de que no se quedará allá por mucho tiempo, este tiempo ha sido suficiente para hacer que yo la extrañe. Sí, suena bien gay, pero yo soy así. Muchas veces llevo la sensibilidad a flor de piel, casi siempre en los momentos menos apropiados. A veces me da por extrañar a personas, momentos y situaciones que se han ido para no volver; y así mismo, de manera muy extraña, soy la persona más insensible del mundo cuando se trata de temas… eh, sensibles para la mayoría. Soy un ser particular, y casi siempre eso es bueno, excepto cuando extraño personas o cuando odio a los bebes. Ya quiero que mi amiga regrese.

Ya no tengo tiempo para escribir, ni para leer mis diez mil libros, ni para escuchar música, ni para hacer mi tesina. Como era de esperarse, mi vagancia extrema se hizo presente justo en este momento crucial de mi vida, y empezó a hablarme al oído cual pequeño demonio representativo del lado malo de mi conciencia. No hubo ningún pequeño ángel hablándome en el otro oído, así que me importo un carajo que la fecha de entrega de mi tesina se me pase. Y ya esta pasándose, rápidamente como todos los días de la vida. La verdad no me interesa mucho, pero sí pienso en eso una que otra vez al día. Ese es el último hueco en el camino que debo cruzar para terminar esa etapa de mi vida. El último, ya todo está hecho, y bastante bien, debo decir. No lo he cruzado, y por como van las cosas, no creo que voy a tener la cordura, o las ganas de hacerlo – al menos por un buen tiempo. No sé qué es lo que necesito para empezar a escribir mi tesina, pero sé que hasta ahora no lo he encontrado, ni nada parecido.

Retomando el tema anterior, sí quisiera tener más tiempo para escribir. Aunque no lo crean, yo no era tan horrible escribiendo antes. De hecho, era muchas veces mejor en este digno arte cuando estaba en el colegio que ahora. En el colegio, le prestaba más atención, porque en el colegio yo soñaba con ganarme la vida escribiendo cosas. Bueno, eso sí lo hago ahora, pero no es tan glamoroso como yo lo tenía en mi cabeza. Claro, cuando estaba en el colegio pensaba que mi yo actual viviría en un estudio en Nueva York, y tendría abrigos caros, zapatos que solo existen en mi imaginación, y disfrutaría de la vida bohemia y decadente que brinda la Gran Manzana. La yo de mi cabeza y la yo de ahora son muuuyyyy diferentes. Obviamente, en algún momento tuve que dejar de soñar y empezar a vivir en el mundo real, lleno de dias calurosos, conductores sin respeto por la vida humana y perros chillones y jodones. Necesito volver a escribir, así como estoy ahora, sin ilusiones ni falsas esperanzas, solamente la cruda y triste realidad.

Ah, qué post más deprimente. Honestamente, preferiría tener más cosas triviales qué contar, que tener que buscar dentro de mi cabeza las palabras adecuadas para expresar todas las inquietudes de mi vida. Mi cabeza siempre esta como el montón de cables detrás del televisor, o de la computadora – difícil encontrarle principio o final a una bola de cables cruzados y enredados y haciendo cortocircuito. Supongo que es mejor borrar todo lo de arriba y buscarle más actualizaciones a WordPress, y escribir sobre lo bonitas que se ven. De ley que se ven bien lindas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s