Las cosas claras como mi conciencia

Qué chistoso cómo la gente reacciona cuando lanzas un par de palabras fuertes al aire, como las de arriba. Aparentemente hay algo con decir que alguien “vale pistolas” que hiere y despierta sentimientos de identificación en más de una persona.

No, no se trata de ninguno de ustedes. Por muchas pistolas que valgan, nadie de quienes leen este segmento debería sentirse aludido. Y no, tampoco se trata del sujeto receptor de todo mi odio furioso, estrella de mis entradas más cretinas en el último año. Sí, existen otros que me hacen daño, aparte de esa persona. Amigos a quienes por años consideraste en un nivel superior al resto, para que terminen probando la baja humanidad de la que están hechos. Gente que no deja de hablar mal de ti, a pesar de la poca importancia que tienen para ti. Personas que traicionan y decepcionan con la facilidad con la que se prostituyen. Ustedes no, ellos.

No tengo que justificarme, a nadie le debería interesar lo que yo haga con mi vida y mi blog. Solo creí que esta aclaración era conveniente, para bajarle los humos a aquellos que, sin razón, sienten falso protagonismo en mis palabras.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s